Su navegador no acepta javascript
 
20 de abril de 2018
Historia de la ciudad

Se han hallado en este término municipal restos prehistóricos del periodo Neolítico que permiten suponer algún enclave ocupado desde esa época, especialmente en la mesilla. También hay indicios de presencia romana, No obstante, parece que su fundación se realiza durante el periodo islámico, en el que Jayena es llamada "Chayyana".
En 1431 Jayena fue saqueada por el Condestable Alvaro de Luna. En 1487 fue ganada por los Reyes Católicos, según Henríquez de Jorquera.
Tras la Reconquista, soportó los sucesos propios de la cristianización y fue donada por los Reyes Católicos al infante Cidi Yahya, convertido a la fe católica con el nombre de Pedro de Granada y del que descenderían los marqueses de Campotéjar.
Tras la expulsión morisca la riqueza agrícola y ganadera de la que goza decae, y aunque se producen sucesivas repoblaciones, ya formando parte del latifundio del Marquesado de Campotéjar, nunca volverá a gozar de fertilidad que le caracterizase en la época musulmana.
En el siglo XIX transitaron por aquí también las tropas napoleónicas durante la Guerra de la Independencia.
Entre 1833 y 1835 sufrió como toda la comarca de Alhama una epidemia de cólera, que se repitió en el año 1854.
En la noche del 25 de diciembre de 1884, Jayena fue sacudida por un gran terremoto, con epicentro cercano a Játar y Arenas del Rey de una intensidad estimada de 6,7 a 7 en la escala Richter y una duración de 20 segundos, que provoco la muerte de 17 vecinos en Jayena, que se unirían a cerca de 900 muertes en total que provoco este terrible suceso y más del doble de heridos, siendo las poblaciones afectadas reconstruidas gracias a la solidaridad nacional e internacional y al patrocinio del Rey D. Alfonso XII.
Con el estallido en 1936 de la Guerra Civil en España; Jayena será conquistada el 7 de agosto de ese año por los republicanos, siendo el 25 de enero de 1937 ocupada por las tropas nacionales. Al término de la guerra el territorio serrano que la circunda tiene la presencia de la resistencia maqui, siendo en estos lugares los últimos de España donde los maquis actuaran.
Tras el final de la dictadura y con el comienzo de la democracia, Jayena hereda una economía pobre, de latifundio y monocultivo del olivo y el almendro, La emigración hacia otros lugares del país, así como a otros países ha hecho mella en la población siendo actualmente una tendencia negativa en el número de habitantes.